Ixrael Montes, presenta su libro Pescador de quimeras

separator

El pintor oaxaqueño Ixrael Montes, presenta en el Museo Francisco Cossío su Muestra artística y presentación del libro Pescador de quimeras, este viernes 08 de septiembre a las 20 hrs. en la Sala Francisco de la Maza, la entrada es libre.

Pescador de quimeras es un libro donde a Ixrael Montes, documenta el primer trayecto del viaje de un pintor en plenitud; un recorrido magnético a través de cada una de las obras del artista oaxaqueño, así lo menciona Mariliana Montaner, quien realiza la presentación de este libro.

Ixrae Montes comenta sobre su obra, que es la manera de expresarse a través de la pintura es la forma de hablar y de gritar lo que jamás podré expresar con palabras.

Originario de San José de las Flores, Jamiltepec, Ixrael Montes pasó su infancia deambulando en el umbral de lo imaginario; sus sentidos excepcionalmente despiertos, le hacían percibir mucho más allá que los demás, todo tenía un brillo especial, los colores de un árbol, la luz del paisaje y también, el destino de aquel trozo de madera que llegaba a la casa del abuelo en la víspera del carnaval y que ante sus ojos se transformaba en una máscara, mientras las maduras manos la acariciaban.

Montes nació pintor aunque tardó en descubrir que aquella fascinación por las hojas de papel, los colores y los lápices no era mera casualidad; que la admiración especial que sintió al ver en un libro la obra de los renacentistas no era algo común y que su facilidad para reproducir e interpretar el entorno era un don que había que aprovechar, aunque para ello tuviera que separarse de la familia, tuviera que dejar la casa y el pueblo; aunque implicara renunciar a las aspiraciones de un joven de campo: trabajar la tierra, formar una familia y ser miembro respetable de su comunidad.

En la plástica Montes ha trazado su propio camino. Llegó a la ciudad de Oaxaca a estudiar en la Escuela de Bellas Arte; como corresponde a su generación, aprendió en el taller de Artes Plásticas Rufino Tamayo al lado de personajes de la talla del maestro Shinzaburo Takeda.

La inspiración es subjetiva, al referirse al origen de sus obras, la motivación proviene de distintos elementos en una búsqueda permanente. El origen de su vena creativa es claro, ahí están las máscaras de tierra costeña con las que ha bailado en la fiesta y que en su paleta se reinterpretan en distintos matices; a flor de piel lleva la cultura afro mestiza y sin sonrojarse, comparte la íntima evolución del niño convertido en hombre mientras experimenta toda clase de sentimientos: miedos, anhelos, manifestaciones divinas y seducciones carnales.